domingo, mayo 11, 2008

Cantando por la vida

Desde que era muy chica -supongo que por escuchar a mi mamá, que hace lo mismo- suelo cantar en voz alta, sin necesidad de música. Cuando me ducho (ése es un clásico), cuando limpio mi casa, cuando me visto para salir. A veces, según mi humor, también cuando camino por la calle. Normalmente canto bajito, como si me diera vergüenza que la gente me escuche. No tengo por qué: siempre canté bien, nunca desafino y me gusta darle distintos matices a mi voz. Nuevamente, me viene de familia (varios somos amantes de la música, y más de uno sabe tocar algún instrumento). Papá lleva a todos lados su armónica, mamá canta y compone, mi hermana toca guitarra eléctrica y bajo, mi abuela materna es pianista, mi abuelo paterno es melómano. Y yo, estudié algo de piano y coro cuando era chica. Y me encanta cantar.
¿Por qué entonces me inhibo? ¿No tendría que importarme muy poco si la gente me mira? Después de todo, va cada uno a los gritos con los auriculares del MP4, cantando inglés por fonética -qué cosa más espantosa- o chillando la última cumbia de moda. ¿Por qué no ir yo cantando en voz alta también?
A veces lo hago -y me importa un carajo que me miren como a una loca desquiciada-. Pero -repito- depende de mi humor.

4 comentarios:

El Conde de Dinamarca dijo...

Yo vengo de una familia bastante musical de parte materna, y algo creo haber heredado, aunque no tengo buena voz y me cuesta afinar algunas veces.
Yo más que cantar, muevo la boca como si lo estuviera haciendo, pero lo hago mudamente. Quizás sea por vergüenza, y tendría sentido porque, repito, no canto lindo, jejejeje.

Juan Pablo dijo...

jajaaa te recalentaste!
No le des bola a nadie Márian, si te pinta cantar cantá nomás. El año pasado había un programa de Tinelli donde cantaba gente que debería garpar para poder hacerlo...
Me gustan estos post amiga, con la posta posta.
Besos!

Nazgul dijo...

Yo canto fatal, pero me da igual. Canto mientras me ducho y mientras trabajo, sobre todo, jejeje! Nada está perdido mientras te queden ganas de cantar!
Un saludete. :P

Rayco dijo...

Di que sí, que quien canta su mal espanta.