lunes, noviembre 20, 2006

Estudiante ¿Por qué?

¿Por qué lo urgente no le deja lugar a lo importante? Hace cinco años que estudio la carrera de Letras, y en todo este tiempo asistí a un solo congreso. Aquella vez, fue el año pasado, en Santa Fe. Claro, la motivación de viajar, preparar un trabajo y todo... fui a ponencias interesantes y conocí gente copada. ¿Por qué me cuesta tanto repetir este tipo de experiencias?
Cuando los congresos son en Buenos Aires, debería no tener excusas. Esta semana hay dos de los que me interesaría participar: uno de ellos es un encuentro de estudiantes. Y la verdad es que no sé si es fiaca o miedo a no tener nada que decir o qué, pero me cuesta ponerme las pilas y organizarme una tarde para ir. Claro, no es que esté sin hacer nada: tengo mil cosas que preparar para el trabajo, más las cosas de la casa, más el final de Literatura Francesa, más Tae Kwon Do, etc.
Pero, ¿será que no puedo hacerme un ratito para ir a un evento de mi carrera? ¿Es que la facultad para mí es sólo meter materias? A esta altura, ni siquiera la parte social de cursar me motiva. Hace rato que no me hago ningún amigo ahí adentro, y aquellos que sí conocí en la facultad, hoy siguen siendo mis amigos, pero sobre todo por afuera. Ya casi no curso con nadie, salvo excepcionalmente con mi amiga Euge (pero no las materias de mi área, que son las que más me quedan por meter).
Esto me lleva a cuestionarme cosas más densas, como para qué estoy estudiando Letras, qué quiero hacer con mi título el día que lo tenga, si la carrera sólo es para mí un compromiso o un reto que me puse, pero sin objetivos más profundos y trascendentes. Espero que no. Ojalá pueda postear dentro de un par de días alguna idea que haya sacado de alguno de los dos congresos, a los que al menos quisiera asomarme para no decirme nuevamente que "estuve muy ocupada".

3 comentarios:

Sebastián dijo...

Ahh, si, uno cae a veces en rutinas o comportamientos establecidos y como que cuesta romperlos. Ponete las pilas y andá, porque posta qué tiene que ver con el sentido de lo que estás estudiando. Quien te dice que ir no te abre la cabeza y al hacerlo dejas de tener esas dudas y le encontrás un gustito diferente.
Tirate a la pileta y no te pongas excusas.
Yo ando medio de capa caída con mi pasión que es la astronomía y ayer me llega la invitación a un encuentro en Mendoza para pascuas. Eso ya me motivó y ya me puse a pensar charlas para dar!
Anda al congreso!!
Besos.

PD: seguiré leyendo para atrás por el tema de la confirmación de tu freakura, JAJAJAJA

Luis dijo...

Mi querida niña: ese es el consabido terror del final de carrera. Creo que debería estar catalogado también en psicología. Creeme que todos lo hemos padecido; es una especie de vértigo ante lo que se avecina, y que te hace replantear las elecciones que uno tomó al inicio de la facultad. Pero no te preocupes, todo pasa.

Mariana dijo...

Bueno, gracias por su aliento!!! Les cuento que sí, que hoy me mandé al Congreso Internacional de Letras y por lo menos participé en algunas charlas, hice un par de preguntas y todo!!! Lástima que por trabajo no pude quedarme hasta el final... en fin, pronto publicaré una mínima reseña de los dos eventos (porque tengo pensado ir un rato al Encuentro, también).

Bienvenido, Sebastian!
Siempre un placer leerlo, Luisito.