lunes, diciembre 11, 2006

NO estoy contenta de que se haya muerto

... de que se haya muerto tranquilo, rápidamente, en una cama de hospital, cuando tantos tuvieron por culpa suya muertes lentas y horribles.
... de que se haya muerto sin que se haya hecho justicia, sin castigo ni arrepentimiento.
... de que se haya muerto y hoy en día todavía algunos chilenos lo consideren un patriota.
... de que se haya muerto y se lo vele con el rostro maquillado y vestido de general, en lugar de arrojar sus huesos a una fosa común, que es más de lo que pueden reclamar muchas madres para velar a sus hijos.
... de que se haya muerto, citando a su hijo "sin sufrimiento, sin grandes dolores". Después de todos los que causó.
Por eso, a pesar de que comprendo a los hermanos chilenos que hoy salieron a brindar con champán, yo no puedo decir que esté precisamente contenta.
Eso sí, a semejante hijo de puta no lo voy a extrañar. Y como tituló hoy Página 12, ¿qué habrá hecho el infierno para merecer esto?

5 comentarios:

Sebastian dijo...

ja, el nick de la mayoría de mi contactos de MSN de esta semana fue alusivo a esto...
No, o sea, el tipo se murió naturalmente a los 91 años. O sea, ya fue, no pagó un

carajo. Es patético.
Un beso.

Claudia dijo...

Es verdad. Murió supuestamente tranquilo y sin pagar por todo el dolor que causó. Pero ¿quién dijo que todo termina acá, en esta vida, en esta muerte?
Ayer fue el día de San Juan de la Cruz. Ese que dijo "Al atardecer de la vida, serás examinado en el amor". No sé cómo hará Pinocho (digo, por lo mentiroso) para pasar ese examen... Pero igual, no quiero jugar a ser Dios. Bastante lío tengo con tener que rendir yo misma esa materia.

Luis dijo...

Tranquilos, porque lo que ustedes no saben es que por cada hijodetal que muere en el mundo, Dios salva a un gatito...

Mariana dijo...

Bien por el gatito, entonces :)

Sol dijo...

Ya sé que el post es del año pasado, pero algo tenía que poner...

Adhiero al "bien por el gatito"... :D

Y otra cosa... ahora que estuve leyendo sobre la religión del Antiguo Egipto, ellos creían que al morir, las personas eran sometidas a un juicio en donde se pesaba el corazón comparándolo con una pluma (representación de Ma'at, diosa de la justicia). Si el corazón pesaba menos que la pluma, era porque en general la persona había sido buena, por lo tanto podía seguir su viaje por el Duat (no es el cielo católico, pero más o menos).
Ahora, si el corazón pesaba más que la pluma, era porque esa persona había sido malísima y su alma era devorada por Ammit (una diosa con cabeza de cocodrilo, cuerpo de león y las patas traseras de hipopótamo) y nunca volvía a existir....

En fin, creo que Ammit se debe haber dado flor de banquete con el alma de este hijo de puta...