martes, julio 17, 2007

¿Cuándo nos vamos a dar cuenta? Las palabras no son inocentes

Ayer tuve que morderme la lengua durante una reunión de trabajo. Una bienintencionada mamá, preocupada porque su nena está pasando una época de mucha angustia, comentó "qué sé yo, ya no sé qué pensar. Será que lo hereda de mis abuelos, que son judíos. Es tan común para ellos ser dramáticos, hacerse problema por todo forma parte de su manera de ser...". Y ahí nomás salta la directora: "Sí, es algo instalado en la raza. Pero no te preocupes: yo tengo una amiga cuyos padres son judíos, y cuando vinieron a Argentina, lo primero que hicieron fue ingresar a las chicas a un colegio recontra-católico, y ¡no sabés lo bien que se criaron esas chicas! Es algo que se puede corregir".
Yo transpiraba. Sentí, primero, vergüenza ajena ante semejante demostración de ignorancia. Segundo, mucha bronca. ¿Cómo se puede una persona dar el lujo de hacer tan inocentemente un comentario tan peligroso? Tercero, la necesidad de no intervenir: quería escuchar qué decía la mamá. Después de todo, se estaba hablando de su familia. Pero, para mi gran desilusión, la conversación tomo otro giro.
Pero esto no fue todo. Una vez que la mamá se fue, la directora nos dice a las maestras: "Ésa es la cuestión [por la cual esta chiquita se angustia tanto], es algo tan natural de los judíos..." Y ahí sí tuve que saltar: "Eso es una generalización muy grande, no es así". A lo cual me respondieron con un comentario tonto restándole importancia al tema.

Me puse a pensar que la palabra "raza" debería extirparse de nuestro vocabulario, salvo para referirse a animales. Mi amiga Vicky, que se interesa mucho por la antropología, me explicó que de hecho, ya no se usa. A lo sumo, se hace referencia a una etnia (f. grupo humano con características físicas, culturales y nacionales homogéneas). Existe una sola raza humana, eso está claro. Si me quieren hablar de diferentes culturas, de diferentes historias, de diferentes tradiciones, bueno, puede ser. Pero una cultura nunca será algo "natural", que "venga instalado", y mucho menos algo que haya que "corregir".
También pensé en aquellas chicas (hoy seguramente viejitas católicas conservadoras como su amiga) y en la crisis de identidad que se les debe haber producido: renegar absolutamente de su fe, pasarse a un ámbito fanático de otra, donde deben haber sido miradas como parias... ¿cómo puede decir que se hayan criado bárbaro? Y si hubieran sido educadas en su fe judía, ¿acaso qué? ¿Se habrían criado "mal"?

A todo esto, se me podría responder que ella en ningún momento planteó nada peligroso, ninguna crítica hacia los judíos que no haya hecho la misma mamá de la nena (de familia judía), así como lo hacen Woody Allen, Jerry Seinfeld, Jorge Ginzburg y otros comediantes judíos que saben reirse de sí mismos sin ofender a nadie. Pero para mí, lo grave no radica en la generalización "los judíos son dramáticos" (que en definitiva es la misma pavada que decir "los gallegos son tontos", "los argentinos son orgullosos", "las mujeres no saben manejar", generalizaciones sobre las cuales se construyen tópicos de diversos chistes).
Lo que sí me parece terrible e imperdonable es el uso de una palabra con tanta carga histórica como "raza", que ha justificado no sólo el Holocausto, sino también el genociodio de los pueblos americanos y la esclavitud de los pueblos africanos, entre otras bestialidades. Por lo tanto, este término no puede usarse impunemente.
Las palabras tienen una historia, y la cuentan cada vez que las utilizamos. Las que elegimos para expresarnos tienen una carga semántica a la cual no podemos sustraernos. La lengua no es inocente. Evidentemente, sus hablantes tampoco.

10 comentarios:

Sebastián dijo...

Es de terror, pero esa mentalidad abunda. Y la tenemos alrededor, por todo lados. Gran cantidad de "señoras mayores" piensan así, por ejemplo. Mi macrista tía, el otro día, viendo el partido de Argentina - Brasil, profería gritos de que a esos negros de mierda había que matarlos y cosas así. Y se posesiona cuando lo dice. Mi vieja les tiene resentimiento a los judíos, a los rosarinos, etc. etc. etc.
Son personas incultas y básicas que fueron criadas así y jamás se detuvieron a pensar por sí mismas ni entienden de libertad y de entendimiento. Las mismas que cuando hablás de los milicos dicen que los que desaparecieron por algo habrá sido.
Yo me la paso escuchando estas cosas, a veces no aguanto y salto.
El fanatismo, la no tolerancia de la diferencia, el odio interno que tiene mucha gente que se cree que toda forma cultural que ellos profesan es la mejor (sea religion, costumbres, lenguaje, tradición) y el resto deformaciones o cosas a corregir.
Triste pero muy real.
Suerte que hay personas que ven a los demás por sus actos y sus valores y no por su cultura, color, raza o lo que sea, que nada tiene que ver con su calidad humana.

Besos.
Siempre nos hacés pensar.

benjamin1974© dijo...

Uy, que tema!!!!! Mira, acostumbrarse a estos comentarios es tan malo y tan peligroso como la asimilacion...

Lamentablemente siguen exisitiendo personas en Argentina, y en el mundo que son cerradas e ignorantes. Que todo lo diferente a ellos esta mal, anormal o es bicho raro.

Es verdad que somos medio mala onda, un poco alterados, preocupados, estamos en alerta, quizas parezcamos negativos... pero al mismo tiempo somos BIEN unidos, ayudamos y aportamos MUCHISIMO a la sociedad EN GENERAL!

Esto ultimo tiene que ver con la historia de un pueblo y las secuelas que quedaron por generacions... porque por comentarios chiquitos como esto se llego al holocausto... Ya se... Y bien lo dijiste.... existen otras historias de otros grupos etnicos que sufrieron... pero es muy comun utilizar la palabra "JUDIO" para cognotar algo negativo...

Me embole mal... perdon!

benjamin1974© dijo...

MUY MAL POR LA DIRECTORA!!!!!

Sebastián dijo...

Ayer dije:
"Yo me la paso escuchando estas cosas, a veces no aguanto y salto."

Y hoy me pasó, es increíble. Es como si lo hubiera anunciado. Y nunca más relevante este post tuyo. Y también el que tuve que escribir.. :-( Y más en este día 18 de julio, a 13 años del atentado a la AMIA.

Un beso angustiado.

Mariana dijo...

Evidentemente, la fecha de hoy la tengo muy presente. Debe de haberme estado haciendo ruido cuando escribí este post. Aunque yo no sea judía (sí lo es la persona que más amo en el mundo) el atentado de la AMIA me duele como argentina y como ser humano. Es indignante que siga faltando la justicia para las 85 personas que perdieron la vida aquel 18 de julio. Pero no menos indignante es que haya gente que, sin haber sido responsables directas de este atentado, o de la desaparición de personas en la Dictadura, justifiquen éstas y otras atrocidades desde su manera de hablar.

Benja y Sebas, embólense, protesten, exploten, salten, enójense todo lo que haga falta. Lo preocupante sería que no lo hicieran!

benjamin1974© dijo...

Recuerdo exactamente ese dia... Recuerdo esa primer noche, estaba cansado de escuchar noticias acerca del asunto. Mi papa y yo estabamos solos mirando la tele.

Mi papa: Y que pensas?
Yo: Siento bronca.
Mi papa: Ya no se que pensar.
Yo: Porque no entiendo quien puede hacer algo asi?
Mi papa: Es que el mundo esta podrido, hijo.
Yo: (llorando)...voy a rezar para que se mueran los que organizaron esto...
Mi papa: ....

Sin palabras...

Sebastián dijo...

Feliz Día, Mariana, estaba hablando con mi amiga justo!!

Besos!

Juan Pablo dijo...

¿que le dijo un pan a otro?

...te presento a una miga!

Pd, feliz día de los nuevos amigos Marian!!!

Mariana dijo...

Gracias a ambos!!!
Feliz día (con atraso) :)

Marta Salazar dijo...

qué estupidez más grande!

no sé cómo puede haber gente tan tonta...

esta es mi primera reacción, después me calmo y...

puede ser que hablen de los judiós del Este de Europa, de cuyos habitantes, decimos nosotros que son algo melancólicos...

lo que se explica por el mal clima en que tuvieron que sobrevivir,

pero que esto se extienda a la tercera generación y por arte de magia (o de la genética!) es tan tonto como lo que repiten los alemanes más ignorantes:

si un nino se hace pipí es porque la mamá no se cambia los calzones!

o bien, los delincuentes son hijos de borrachos,

es el determinismo, mezclado con el biologismo o, más bien, el biologismo determinista y pasado de moda,

Viste Los Miserables (Liam Neeson)? el policía... piensa así...

Sebastián, mira, si quieres, te invito a leer mi recensión sobre Freedom Writers en mi blog de películas!

Un abrazo!