domingo, julio 22, 2007

MÁS LIBROS que me cambiaron la vida

Mi amigo Luis aprovechó, con propósito de mi lista de libros, para recordarme un título que yo alguna vez le recomendé como significativo para mí, y que omití mencionar. De hecho, fue a propósito. Soy estudiante de Letras. Amo leer. Son muchísimos los libros que siento que, de alguno u otro modo, me han marcado. Aprovecho para mencionar algunos más:

La Historia Interminable: Vi la película siendo muy chiquita (tendría seis años), y un par de años después, tuve la sorpresa de encontrar la novela de Michael Ende entre los volúmenes de la pequeña biblioteca de mi escuela. Lo saqué una y otra vez, hasta que, todavía unos años más tarde, cayó en mis manos regalo de mi abuela.

El guardián en el centeno: Esta novela la leí en la escuela secundaria, con mi profesor Maxi, una de las persnas a quienes atribuyo haber decidido estudiar esta carrera. El libro de Salinger es genial, pero tal vez le guardo más cariño al momento en que lo leí que a la novela en sí. No importa. Vale la pena.

La Caverna: Fue la primera novela que leí de José Saramago, un escritor que me gustó mucho. Si bien últimamente siento que se repite mucho a sí mismo, disfruté mucho leyendo Todos los nombres, Ensayo sobre la ceguera, El año de la muerte de Ricardo Reis y El evangelio según Jesucristo. Sin embargo, esta primera obra que leí fue muy importante para mí porque me dio esperanzas en un momento muy duro, sobe todo en relación a mi tabajo y la sensación de no tener salida... no cuento más porque termino revelando todo.

El Proceso: Otro libro de atrapante angustia, con su clima pesadillezco y su ambientación opresiva, cargada de burocracia, pasillos, puertas que no dan a ningún lado... no puedo dejar de mencionar que -en mi cumpleaños número 20- me lo regaló Nico, un amigo mío que también es muy lector.

La Divina Comedia: En una hermosa edición bilingüe (traducida por Batistessa), pude disfrutar de la obra maestra de Dante durante todo un verano, en 2003, leyendo un canto por noche (así lo hacía el protagonista de un cuento de Borges). Me dio mucha satisfacción poder hacerlo en italiano, para escuchar la musicalidad de los versos, antes de leer la traducción para terminar de comprenderlo. Sentí que los años de clases en la Asociación Dante Alighieri valieron totalmente la pena.

Pedro Páramo: Creo que es una de las mejores novelas que ha arrojado Latinoamérica. Rulfo demuestra que no hace falta ser un escritor prolífico para pasar a la historia. Su otro único libro, El llano en llamas, también es genial, pero me quedo con la desesperación del pueblito de Comala y su murmullo de muertos que nos cuentan una historia.

Escrito en el cuerpo: La belleza, el dolor, el amor, la sexualidad, resaltados por la pluma de Jeanette Winterson. Este libro me inspiró a mí para escribir otras cosas, me dio ganas de saber pintar o fotografiar para poder llevar a imágenes las palabras... me conmovió y me atrapó incluso más la segunda vez que lo leí. Decididamente, entra en mi lista.

5 comentarios:

benjamin1974© dijo...

De toda la lista leí dos: "La Historia Interminable" ó "La Historia Sin Fin"... Recuerdo que ví la película un sin fin de veces.
Y obvio, "La Divina Comedia""...
Lamentablemente los últimos años no tuve tanto acceso a libros en español aunque leí mucho en inglés, y ahora en Israel es mucho más difícil encontrar en la lengua materna de uno, además de ser muy costoso. Así que acudo a la "lectura prestada".
Un beso.

Sebastián dijo...

Aunqueparezca raro uno d elos libros que más me marcó fue "La Novena Revelación".
Durante las semanas en que lo leía me empezaron a pasar cosas totalmente relacionadas con lo ue iba leyendo, fue como entrar en una vibra rara.
Un día iba en el subte leyendo que la siguiente revelación iba a aparecer de la forma menos pensada y había que estar abierto y una vieja que tenía sentada al lado estaba meta a molestarme con sus bolsas, etc etc. Estaba por putearla cuando veo que está leyendo... ¡¡"Lo no revelado de la Novena Revelación"!!".....
¡Y me puse a hablar con la vieja!
Fue muy grosso eso.
Después me fui a tomar el colectivo con esa sensación antisocial de siempre leyendo una parte que hablaba de la actitud y el positivismo y me faltaban 5 centavos así que le dije al chofer que me cancelara el boleto que me iba a bajar y ... ¡el tipo sacó 5 centavos de su bolsillo" y diciendo, "bueno, acá están los 5 centavos" me dio el boleto!
Yo no lo podía creer...

Esas semanas fueron así.
Lástima que después siguió todo igual, je..

Besos!

Martín dijo...

Estimada Mariana

Llegué a tu blog por casualidad (navegando por otro blog que suelo visitar como lector silencioso, el de Miguel Rodríguez Mondoñedo), y me agradó por lo menos una de tus reseñas, aquélla que está en tu blog «El cajón de mi mesita de luz» y que trata sobre la obra de Calvino «Si una noche de invierno un viajero…».

Al menos esa reseña me agrado porque la haces interesante y le imprimes una visión muy personal.

Bueno, este blog también me parece interesante. Al menos dos de los libros que mencionas los tengo y están entre mis pendientes, «El señor de los anillos» y «La Historia sin fin». El que sí tengo curiosidad por conseguir es « El guardián en el centeno», libro que sin embargo lo asocio a una anécdota triste: dicen que al asesino de John Lennon le encontraron un ejemplar de esta obra. Pero en fin, no hablemos de cosas tristes. Bueno, seguiré visitando tu espacio.

Saludos

Esteban dijo...

Pregunta al margen, que tal el libro "Los hijos de Turin"?
Son dignos de tolkien?

Mariana dijo...

Esteban
Mirá, como libro es lindo, es una novelita bien escrita ambientada en la Tierra Media, pero no aporta demasiada novedad, ya que esta historia también aparece en El Silmarilion. Este libro es uno de los tantos que editó el hijo de Tolkien, albacea de su padre.