miércoles, julio 04, 2007

Sobre la muerte

Hoy murió una persona a quien yo conocí muy poco, pero que era muy importante para alguien que me es muy querido y cercano. Personalmente, creo que tuvo la mejor de las muertes: tenía ochenta años recién cumplidos, estuvo un par de meses internada y volvió a su casa, pocos días antes de morir durante el sueño. No sintió dolor, ni siquiera se dio cuenta de lo que le pasaba. Aunque para su familia sea muy triste y muy duro, creo que para ella fue lo mejor. Ahora ya no sufre.
A partir de esto, me puse a pensar en el tema de la muerte, y se me vinieron a la cabeza las típicas preguntas que todos nos hacemos de vez en cuando. Las respuestas algunos las sacamos de la fe, otros de la ciencia, otros dejan ese espacio en blanco para que se complete eventualmente, cuando les toque.
Alguna vez creí con tanta firmeza en el Cielo, en la vida eterna... hoy no sé bien en qué creo. Pero de alguna manera, esto hace que me aferre a la vida con más ganas: es lo único que tengo, que por ahora puedo palpar y percibir. Tal vez, mi necesidad de control me haya llevado de más joven a temerle muchísimo a una muerte inesperada, creía que pensándolo podía "neutralizarlo" con el pensamiento, así que vivía imaginándome catástrofes, accidentes, enfermedades. Algo de esto aún me queda con mi tendencia a la hipocondría.
Es preferible dejarlo ir. Las muertes ajenas sean tal vez la mejor manera para reconciliarnos con nuestra vida diaria, con los problemas que ésta traiga. Hoy disfruté de mi entrenamiento de Tae Kwon Do más que las últimas clases. Mi comida me pareció más rica que nunca. Los compromisos laborales de mañana no me pesan tanto.
Ojalá pudiera hacerlo todos los días, vivir el día disfrutándolo con sus cosas buenas, sin intentar aferrarme a un futuro que por definición es incierto...

3 comentarios:

benjamin1974© dijo...

Que tema tan dificil, aunque tan nuestro... es algo que todos los seres humanos tenemos en comun.
Lo importante es saber vivir, para que la muerte, cuando llegue, nos encuentre realizados.
Pesames te mando y espero que este tipo de reflexiones nos ayuden a todos a ver la vida de mejor manera...
Un beso.
PD: perdon por no haber pasado antes, pero estaba de vacas...

Sebastián dijo...

Yo soy de esas personas que dejan ese capítulo en blanco. Cuando pienso en la muerte no logro entenderla, no logro entender el fin, la nada y no me gusta...
Llegará eventual e irremediablemente, quizás con los años vaya cambiando mi relación con ella que por ahora es hacer de cuenta que no existe.

Mar, podés agregar mi cumple a la lista de este mes, es el 14! :-)

Besos.

Alemamá dijo...

Yo sí creo en la vida eterna, en Dios y tengo mucha esperanza. Alguna vez no la tuve, se me oscureció por el camino pero al recuperarla, lo único que tengo claro es que no deseo perder este tesoro que me llena.

Un beso. gracias por tu pasada por mi blog. Ojalá desees regresar.