jueves, agosto 02, 2007

Ya saben lo que se dice del traduttore

... y por si no lo saben -quien no tenga un abuelito con ascendencia italiana- "Traduttore, tradittore!". Lo que significa que, cada vez que alguien traduce, necesariamente tiene que romper con las lenguas que está utilizando, ya que lo que se diga en una de ellas jamás será exactamente igual que lo que se pretende decir en la otra. La tarea del traductor (de la que nos hablara Walter Benjamin en cierto artículo que ningún estudiante de Letras que se precie habrá dejado de leer) nunca será calcar de una a otra lengua, sino intentar traducir lo más esencial del mensaje respetando lo propio y único de cada una de ellas.

Ahora, cuando al que hay que traducirse es a uno mismo, es doblemente complicado, porque nadie mejor que uno para saber qué quiso decir... ¡y aún así qué difícil nos resulta reproducirlo en una lengua ajena! Releo mis viejos artículos como si fueran los de otro, todo porque me propuse armar, nuevamente por motivos laborales, mi blog en inglés. Y realmente qué jodido que es tratar de decir lo mismo sin que sea lo mismo. Es como escribir los mismos artículos por primera vez, pero en esta oportunidad en una lengua que siento siempre como una camisa prestada -me la pruebo, me queda bien, pero no se amolda perfectamente a mí, no es propia ni nunca lo será, por más que la use una y otra vez-.

De cualquier manera, estoy disfrutando mucho de esta tarea de traducir(me), más que nada me resulta muy difícil imaginar hipotéticos lectores de lengua inglesa, y es más parecido a escribir ficción. Además, está a mitad de camino entre la incertidumbre creativa de la escritura libre, y el esfuerzo por la fidelidad de la traducción de un texto ajeno. Es decir, traduciendo mis propios textos, tengo permiso para reinventarme.

7 comentarios:

benjamin1974© dijo...

Te entiendo perfectamente. Y lo describiste tal cual es. "Es como una camisa prestada". Me pasa, me pasó.
Yo te voy a leer... como siempre, ya sea en castellano o en inglés.
Un beso

Juan Pablo dijo...

Interesante lo de la reinvención. Supongo que será como una buena excusa para observarte desde afuera.
Admiro a las personas que dominan otras lenguas y vos no sos la excepción.
Un beso.

Mariana dijo...

Bueno, a ambos, muchas gracias por leerme!!!
Thanks a lot for reading me!!!
Buen fin de semana!
Have a nice weekend!
:)

El Mostro dijo...

"Traduttore, tradittore!" cuanto hacía que no leía esto. ¿Por qué debés tener uno en inglés?
My english is rather bad...

Martín dijo...

Interesante tus reflexiones sobre la traducción, la que demanda no sólo conocer el idioma sino también sensibilidad. Por ejemplo, a veces una traducción demasiado literal del inglés hace que se desvirtué el espíritu de lo que se quiso decir. Eso lo observo en algunas películas de cable: algunas frases del inglés tienen matices tan distintos que ya tienen un significado muy diferente a la de la traducción literal al castellano de los subtítulos. Y hablo de sensibilidad por que el simple hecho de deducir «qué quiso decir un autor» requiere mucho más que el buen dominio de otro idioma; requiere asimismo ingenio, intuición y hasta cierta «sintonía» con el texto. Y sí he escuchado sobre ese artículo de Benjamín… Auque la verdad debo ahondar más sobre estos pensadores vinculados a la Escuela de Frankfurt, como Adorno y Horkheimer. Ya me estimulaste a revisar mi curso de Teoría Crítica… =)

Saludos

Martín

Nila Vigil dijo...

Hola Mariana
una vez oí que la traducción o es bella e infiel o es fea y fiel pero que es imposible que sea las dos cosas a la vez

Un beso
Nila

Sebastián dijo...

Mari,
comparto la sensación.
A mí me encanta traducir y realmente tenés que buscar reproducir el sentido "as a whole" y no palabrita por palabrita. Las frases típicas de cada idioma son diferentes por completo a veces en la elección de las palabras pero el sentido es el mismo, mientras que si traducís textual no significa absolutamente nada.
En mi Space de música traduzco canciones que me gustan y trato de aplicar eso.
Hace unos años tenía la intención de estudiar el Traductorado en Lenguas Vivas. Me anoté al curso de verano para el ingreso y eran 18 chicas y yo. No fui mas, era demasiado traumático para mí, encima que me ponía nervioso el inglés, ser el único pibe.

Una ex-amiga española hizo lo mismo que vos (tener dos blogs, uno en cada idioma) porque tenía algunos amigos ingleses, pero se volvió loca por el estrés de tener que traducir todo, encima que ella escribía posts largos.
El tema es que no se te torne una carga tampoco. Si lo disfrutás, joya.
En mi caso, me pasa que escribir dos veces lo mismo me embola (quizás tenga algo de lúdico que sea otro idioma, pero igual...) así que no creo que pudiese.
En estos días estoy haciendo dos papers junto a otros colegas (de Australia, Bélgica y Hungría) y como todo lo que investigo en astronomía lo hago en inglés es como que ni me doy cuenta que es otro idioma (probablemente si lo dijese en español para la mayoría igual sería "otro idioma", así que.. JAJAJA), pero posta que nunca es como el propio. Si hasta Benja y demás personas que viven inmersos en el uso diario de ese idioma no llegan a sentirlo así, ni que hablar de uno que no lo usa en la cotidianidad.
Los 4 días que estuve en USA, me costó. La cabeza te hace click a medida que pasas tiempo, es regrosso, pero cuesta y debe tomar tiempo de estar inmerso el que salga aunque sea más o menos natural.

Bueno, iré a leer el resultado.
Ya serían 3 blogs????

Besos!