miércoles, septiembre 12, 2007

¿Enamoramiento o amor?

El enamoramiento es esa primera sensación de mariposas en el estómago que tenemos cuando acabamos de conocer a alguien. En ese momento, nos parece la persona más atractiva, dulce, simpática, inteligente del universo. Es nuestra alma gemela, es nuestro ideal -cada uno sabe cómo es su ideal, por suerte no todos buscamos lo mismo en una pareja-. Cuando estamos con él o con ella, nos sentimos en las nubes. No todo es color de rosa, sin embargo: nos ponemos colorados, nos agarran palpitaciones, algunos sensibles vomitan, se orinan encima o se infartan...
Supongamos que tuvimos suerte: el enamoramiento fue correspondido e iniciamos una relación. Al prncipio, todo es adrenalina, lujuria, pasión, como quieran llamarlo: queremos estar junto al otro día y noche, nos llamamos, nos mensajeamos, nos e-maileamos, nos faxeamos, nos telepateamos sesenta y tres veces por hora.... Festejamos las horas, días, minutos, segundos que llevamos juntos. Una pelea parece imposible: ¿Cómo discutir con alguien perfecto?
La relación puede agotarse una vez que dejamos atrás esta etapa ideal e irreal que llamamos enamoramiento. Al pasar tiempo con la otra persona, la vamos desidealizando, le descubrimos sus defectos (al tiempo que mostramos los nuestros). Aparecen los desacuerdos. Y descubrimos que extrañamos el resto de nuestra vida: ¿Y mis amigos, cuánto hace que no los veo? ¿Y aquello que yo solía hacer en un edificio grande lleno de afiches, libros y gente con la remera del Che (¡ah, cierto, ir a la facultad!)? ¿Y cuánto hace que no alquilo una peli europea porque al "gordi" le gustan las de Holliwood? En esos casos, la pareja se termina.

Pero, con voluntad y paciencia, podemos adaptarnos al otro tal cual es, sin esperar que sea perfecto, que nos acompañe en toooodo lo que hacemos y sin tener que estar pegados las 24 horas: somos novios, no siameses. En ese caso, podríamos hablar de amor.
En el amor, el otro no es la persona más atractiva del planeta (o tiene celulitis, o várices, o se come las uñas; o bien tiene sus buenos rollitos). Pero nosotros tampoco lo somos (o nos maquillamos para ocultar resabios de acné, o nos teñimos las canas, usamos tacos para disimular nuestro metro cincuenta; ellos se matan haciendo abdominales pero después no hay asado que se les resista, además ya no nos oculta bajo un sombrero su peladita incipiente).
Hace rato dejamos de creer en las almas gemelas: la pareja no se forma en el cielo, se la construye día a día con paciencia y voluntad. Una pelea nos parece a veces, inevitable: ¿cómo no discutir cuando ambos somos distintos? Cuando estamos con él o ella, nos sentimos cómodos siendo quienes somos: no tememos abrir nuestro corazón, compartir nuestros miedos y frustraciones, y acompañar al otro en su propio camino sin pegarnos a sus pies. Podemos hacer cada uno su vida, acompañándonos sin estar encima del otro todo el tiempo. Una llamada para decir "te quiero" es más importante que diecisiete tarjetas electrónicas repletas de corazoncitos.

El enamoramiento es una sensación; el amor es un sentimiento. El enamoramiento es una carrera; el amor, un camino. El enamoramiento es una puerta; el amor es un hogar. El enamoramiento suele durar unos meses. El amor, con suerte, toda la vida.


(Como no podía ser de otra manera, este texto te lo dedico a vos, Javier)

9 comentarios:

Martín dijo...

Hola, Mariana

Me gustaría complementar tus reflexiones, muy interesante, por cierto: el amor es más una certeza que un sentimiento… El enamoramiento es más sentimiento e ilusión, pero es un buen comienzo, como bien señalas… Pero en general coincidimos… =) Hace tiempo escribí un post al respecto… Si tienes paciencia y tiempo léelo…
=)

Saludos

javier dijo...

Marianita, me emocioné mucho con lo que escribiste.
Es muy lindo leer estas palabras de la persona que uno ama.
Soy un agradecido de compartir este camino con vos, en el que se fue construyendo nuestro amor.
Y muchas gracias por la dedicatoria!!

Javier

Mariana dijo...

Martín,
Leí tu artículo, me pareció muy bien desarrollado y muy interesante la distinción que hacés entre Eros y Ágape -por lo demás, muy buena la propuesta de Isabel, voy a darme una vueltita por el blog de ella-.

Javi,
La agradecida soy yo!!! Sobre todo porque me consta que a vos las palabras no te "fluyen" cn tanta facilidad como a mí, gracias por tu mensaje. Ya sé que estás ahí leyéndome, aunque no siempre opines al respecto. Pero fue hermoso haberte leído esta vez.

benjamin1974© dijo...

Que ciertas tus palabras... Yo creo que el amor o el ejemplo de amor lo tomo de mi familia. Ellos que me aguantan en las buenas y en las malas... Pero en las malas no me dejan, ni abandonan...
El enamoramiento es el "alboroto" temporario de los sentidos... El amor es el impacto a largo tiempo...
Yo, por mi parte, creo que encontre ese amor... Mas adelante te comento...
Sorry que no comento como antes... pero estoy pasando por un tiempo raro, dificil, lleno de obstaculos... pero pronto va a cambiar...
Un beso.

Carlos Abrego dijo...

Te iba a decir que son buenas tus reflexiones... no lo hice porque era darte una nota y al mismo tiempo dármela a mí mismo, pues las comparto.

Alguna vez dije que estar enamorado es volver cualidades los defectos.
Amar ver los defectos, defectos y vivir con ellos. El amor es una construcción permanente.

Pero también puede acabarse.

Sin más por el momento.

Gracias.

Kupuka dijo...

Nº1 Bueh esto ya me sobrepasa. A ver viejo, si tienen problemas maritales resuelvanselos por otra via y no en un lugar publico como este!

Nº2 Voy a salir en defensa del Sr. Javier, que es eso de que las palabras no le fluyen y a vos si????? que golpe tan bajo y que mala calidad.No sabia que este blog pertenecia a la nueva encarnacion de Alfonsina Storni!
:-) Si poeta a escondidas, por algo sera a escondidas!

Bueh despues haberme reido un rato, ahora una recomendacion en serio. Ya que la semana que viene son las elecciones dentro de la Universidad de Buenos Aires no te da para escribir una nota sobre el asunto?

Mariana dijo...

Benja, Bueno, espero que puedas dejar pronto atrás tus obstáculos y que todo mejore. Te mando un abrazo muy grande y tus posts siempre son bienvenidos (cuando puedas hacerlos, y cuando no, no te preocupes!!!).

Carlos, Es cierto, a veces es difícil postear cuando la definición del otro es la misma que la propia! Saludos y sigo leyendo siempre su blog.

Kupuka, ¿No te alcanza con reírte de mí en persona? ¿También lo tenés que hacer virtual, looser? :D
Con respecto a tu recomendación, es una buena idea, el lunes rindo y cuando termine el parcial actualizo sobre las elecciones, al menos en Puán.

Anónimo dijo...

esta me gusto bastante, la verdad es q mi historia es un poco idilica, pero es exactamente lo q nos paso despues del enamoramiento, una vez q conoces a la persona tal cual, y decides seguir amandola.

*¡Eu!* dijo...

Es hermoso lo que escribiste! Si hay algo que siempre admiré de vos -que anteriormente lo expresaba en forma de envidia- es tu capacidad de mostrarte emocionalmente tal como sos frente a la persona que te acompaña. A mí siempre me ha costado mucho eso, y asi me he creado varios problemas... Pero bueno, con el tiempo uno aprende y puede ir rediseñando sus modelos mentales. A medida que trabajamos en esto, nuestro entorno también va cambiando... Te quiero sister! *eu*