sábado, octubre 20, 2007

¿Cristina... presidenta?

Las encuentas "oficiales" (personalmente, no conozco a nadie que vaya a votarla) dan como ganadora de las elecciones presidenciales del domingo a la actual primera dama, Cristina Fernández de Kirchner, quien promete continuar con la política de su marido. Su carísima y ostentosa campaña -internacional, ya que ha invertido su tiempo en viajar a Alemania y a EEUU, dando por descontado que ella gobernará los próximos cuatro años y haciendo que las elecciones se transformen en un mero trámite para los ciudadanos argentinos- ha sido pagada por los contribuyentes. Mientras tanto, ella se niega a hablar con los medios. Su principal publicidad son los spots televisivos y los afiches callejeros.
Y ahí llego a la cuestión que me interesa a mí, futura lingüista. Política aparte. Bien, los afiches rezan "Cristina presidenta". Al principio no me di cuenta por qué, lo cierto es que me hizo ruido. Me puse a pensar en la etimología de la palabra "presidente". En latín, hubiera sido un participio presente ("persona que está presidiendo"), así como lo son "amante", "estudiante", "ausente", "doliente", etc. Y todas estas formas no tienen flexión de género. Decimos "el amante de la China del norte", "la amante de Keneddy"; "los estudiantes" y "las estudiantes". ¿Por qué entonces "presidenta"?
Consulté con amigos y conocidos, algunos me dieron la razón "es que es re-bruta", otros me dijeron que existían las dos posibilidades. Me fijé entonces en la RAE: es cierto, está aceptado "presidenta". De hecho, una de las acepciones (exactamente la 4ta) es la siguiente "f. . coloq. Mujer del presidente". Claro, ahora me explico por qué Fernández se comporta así: ¡ya es presidenta!
Más allá de que pudiera estar aceptado, el "presidenta" hace énfasis en la condición femenina de la persona, y aquello que podría ser interpretado como un gesto reivindicativo, más bien a mi parecer termina deviniendo machismo puro. ¿Por qué? Piénsese en la lucha que las feministas vienen haciendo para que -en mi ámbito académico, al menos- a las poetas se les dejara de decir "poetisas". Con "presidente" pasa lo mismo.
Porque el cargo, tal como figura en nuestra Constitución Nacional, es de "Presidente de la Nación", y no me parece que debiera modificarse según el género del sujeto que lo ostente en determinado período. De hecho, la principal opositora mujer que tiene Fernández, no lo hace: "Carrió Presidente". Nadie debería votar o dejar de votar a un candidato por su género, sino por sus propuestas de gobierno. Carrió no usa su nombre de pila tampoco. Tradicionalmente, los políticos se identifican por su apellido. Cuando usan el nombre, es por algo (si no, pensemos en el inocente "Mauricio" contra el sinientro "Macri", y la campaña opositora que intentó sacarle provecho a su elección "No nos confundamos. Mauricio es Macri").
¿Qué pasa con Fernández que no usa su apellido? ¿Es porque es muy común en Argentina? ¿O acaso porque toda la gente la identifica con el "Kirchner" (apellido del marido que, por supuesto, quedaría pésimo que usara)? Es posible que estos factores le pesen. No obstante, me parece que la principal razón es que de esta manera se identifica -una vez más, como viene siendo su objetivo- con el ícono-mito-ídolo popular Evita. ¡Faltaba que se pusiera "Cristinita Presidenta"!

Bien, espero comentarios refutándome mis críticas a la supuesta futura presidente si así lo desean algunos lectores. Por mi parte, tengo muchas razones para no votarla. Pero esta vez lo hago como estudiante de lingüística. ¿Cristina presidenta? Me parece que no.

15 comentarios:

benjamin1974© dijo...

Sinceramente no me gusta la politica, pero aca en Israel cambie mi forma de pensar. Me intereso un poco mas. Ahora, con lo que pasa en Argentina... De verdad, me dan ganas de llorar... A donde llegara? Solo le deseo lo mejor...
El problema no es quien votar, sino en QUIEN confiar.
Un beso

FedericoLaPlata dijo...

En lo que respecta al tema de la palabra "presidenta", tengo una opinión formada....
creo que está bien utilizar "Cristina Presidenta", porque creo que debe coincidir el género femenino. Insisto, es solamente una opinión personal.

Nila Vigil dijo...

Querida Mariana,
yo me pregunto si en una sociedad donde las mujeres fueran las dominadoras y se sufriera "discriminación masculina" luego en procesos de reafirmación de género, los hombres saldrían a reivindicar cosas como "lingüisto" o "periodiosto" y todos los "istos"
Bromas aparte, en verdad no me hece ruido lo de presidenta

cariños
Nila

Juan Pablo dijo...

Ché Marian, me olvidé de contarte que con lo de Presidenta que me enseñaste ya me gané tres apuestas!

Gracias!!, estás invitada al asado :)
ajjaja


Besos.

Marta Salazar dijo...

el viaje a Alemania y a Austria no fue pagado por el contribuyente argentino...

sino por la Siemens y la Volkswagen...

indirectamente fue pagado por el contribuyente alemán y por el austriaco, mediante el mecanismo de descontar impuestos por gastos de representación (creo que así se llaman en castellano).

Si quieres... hay un artículo mío en Alemania, economía, etc., sobre su viaje. Hay que buscar en los labels kirchner o cristina, no me acuerdo.

Un abrazo!

Carlos Abrego dijo...

Los argumentos que presentás me parecen válidos, de eso no me cabe duda. Hay un pero, casi siempre lo hay, resulta que existen parejas que tienen marca de femenino, un ejemplo, sirviente/sirvienta. El diccionario académico define sirviente con ‘servidor” (persona que sirve como criado), esta acepción es la cuarta, en cambio ‘sirvienta’ tiene una sola: “Mujer dedicada al servicio doméstico”.

Por otro lado existe en nuestra lengua una marcada tendencia a la femenización de las profesiones, tendencia actual. Cuando digo actual, le estoy poniendo límites a esta tendencia, que puede revertirse.

Por otro lado me pareció un poco forzado el uso de ‘deviniendo’, ¿por qué no usar nuestro buen verbo ‘convertirse en’? Si revisás el diccionario académico te darás cuenta que adecuar el sentido de ‘devenir’ a lo que decís es bastante complicado.

En todo caso, me parece que es mejor determinarse por las propuestas políticas o su ausencia que por los posibles errores de los publicistas. En última instancia son ellos los que redactan los carteles.

Recibí mis saludos cordiales,

Carlos.

Martín dijo...

Algunas aclaraciones al amigo Carlos


El verbo «convertir» sugiere un hecho ya concretado. El verbo «devenir» sugiere un hecho que está en proceso de concretarse o que se está concretado pero que todavía no está concretado.

Y esto porque para el verbo «devenir» el DRAE tiene dos acepciones: la primera es «sobrevenir, suceder, acaecer»; la segunda es «La realidad entendida como proceso o cambio…».

En estas dos acepciones, «devenir» siempre sugiere a una realidad que está por entrar en un proceso o que actualmente ya está en pleno proceso pero que aún no está finalizada.

Mariana apunta «…y aquello que podría ser interpretado como un gesto reivindicativo, más bien a mi parecer termina deviniendo machismo puro». Ella está sugiriendo con esto que ese machismo está dentro de un proceso que está por empezar o que se está concretando pero que aún no ha sido concretado. Y en ese sentido, en mi modesto entender, el verbo «devenir» se emplea de forma acertada.

Por otro lado, a mi parecer, no es que Mariana se enfoque sólo en los errores de los publicistas sino que lo que denuncia es justamente que se quiere explotar el «énfasis en la condición femenina de la persona» para suplir o un plan de gobierno poco convincente o la carencia del mismo. En otras palabras, lo que se buscaría es que las mujeres se enfoquen al votar en la cuestión «feminista» y no tanto en una propuesta sólida de gobierno. Y este énfasis feminista en el «presidenta» paradójicamente es lo que podría «devenir» no en un acto reivindicativo sino en una suerte de machismo, y esto por motivos que Mariana ya ha explicado.

Ahora, que ella me corrija si no la he entendido bien

Saludos

Mariana dijo...

Benja,
Qué raro debe ser seguir viendo todo este circo de lejos. ¿De verdad te sigue interesando? Conozco gente que ha emigrado y que se despreocupa por completo del tema.

Federico,
Bienvenido, lo mío también es tan sólo una opinió personal, simplemente me desquité la bronca desarrollándola -no demasiado bien, creo-.

Nila,
Hay un cuento de Cortázar que, siguiendo con este juego, se llama "Vida de artistos". ¿Lo leíste? Está muy bueno.

Juan Pablo,
¿Qué asado? Me encantaría ir!!!

Marta,
Lo de los viajes pagados por los contribuyentes lo leí en la portada de la revista Noticias, cuando decía que habían salido del Fondo Público. Tal vez no sea cierto, ninguna de las dos cosas me extraña: ni que el Presidente utilice nuestro dinero con fines personales, ni que una publicación periodística opositoria mienta.

Carlos,
Bueno, qué puedo decir, Martín respondió por mí.

Martín,
Exactamente. Me encanta que se entienda mi punto de vista tal como lo hiciste vos. ¿Qué anda pasando en Carta Náutica? Hace mucho que no leo actualizaciones...

Martín dijo...

Hola, Mariana

Últimamente no he tenido tiempo de actualizar Carta Náutica, dada la carga académica de la maestría y el avance de la tesis. Pero ya hallaré tiempo para actualizar mi bitácora. Y gracias por la preocupación. Dicho sea de paso: encantador el post sobre tus anécdotas con los niños. Y muy lógica la pregunta de la niña sobre cómo hacían los dinosaurios para lidiar con los autos… Yo de chico me hacía preguntas parecidas, como por qué los soldados romanos usaban faldas y no pantalones o por qué los santos de las iglesias no se caían si en algunas pinturas los veía parados sobre nubes… En fin, cosas así, cosas de niños… =)

Saludos

Carlos Abrego dijo...

Mariana:

Le respondo con mucho atraso al amigo Martín.

Vamos a ver como veo las cosas. En realidad convertir o devenir no sugieren en sí ninguna modalidad, ni ningún aspecto verbal. Si un hecho se ha concretado o no lo expresan, en castellano, las formas verbales y no la semántica del verbo.

El significado del verbo convertir expresa también un proceso: 1. tr. Hacer que alguien o algo se transforme en algo distinto de lo que era.

El gerundio en castellano tiene entre sus significaciones la prolongación de la acción (aspecto verbal).
.
Mi apreciación sobre la preferencia de un verbo u otro sigue siendo muy subjetiva.

El vacío político de la candidata no se encierra en la feminización de un sustantivo. No discutí la cuestión política, pues no tengo elementos para hacerlo. Quisiera tenerlos pues la vida de los argentinos me toca, siempre me ha interesado, pero uno no puede abarcar todo.

Cordialmente,

Carlos.

Martín dijo...

Apreciada Mariana

Aprovecho tu espacio para responderle al amigo Carlos

Estimado Carlos, tú dices que el gerundio en castellano tiene entre sus significaciones la prolongación de la acción.

Según entiendo, el gerundio es un adverbio de modo.

Así por ejemplo: a la pregunta ¿de qué forma hablo? Una respuesta sería yo hablo gritando. O mejor dicho, la forma en que hablo es gritando

Ahora, ignoro si la forma en que realizo una acción (forma que los gerundios expresan) reflejaría también una prolongación de dicha acción. O podría ser también que al realizar una acción de una forma determinada a veces la estaría prolongando En fin, por ahora ningún ejemplo se me ocurre…

Pero coincido contigo en que la preferencia de un verbo es subjetiva.

Dicho sea de paso, el otro día estuve visitando uno de tus blogs ( Crátilo ), y me gustó mucho un artículo tuyo sobre Bajtín (quien desarrolló la categoría del cronotopo)…

Por otro lado, gracias por tu respuesta… En estos temas uno nunca deja de aprender, y más en Lingüística, disciplina que siempre me pareció un poco árida pero que es importante para entender mejor el lenguaje… Qué bueno que ahora existan lingüistas que tengan blogs. Así uno se va informando más de estos temas… =)


Un cordial saludo

Martín

Carlos Abrego dijo...

Estimada Mariana:

Espero, Mariana que no te moleste que responda de nuevo a Martín, aquí en tu blog.
Entonces con tu permiso le respondo aquí a Martín.

El gerundio no puede ser adverbio, es siempre una forma no personal del verbo, aun en los casos en que cumple la función adverbial. Esta función adverbial es la primera y es la que heredamos directamente del latín (hay en esto continuidad).

Pero el adverbio cumple también otras funciones, por ejemplo, la función durativa que es la que nombre en mis otros comentarios, diciendo que prolonga la acción.

Te voy a dar un ejemplo: ‘Encontré a Pedro fumando”. En este uso como vez no describe, ni modifica al verbo ‘encontrar’. La acción de fumar se describe aquí como una acción que no es puntual. En este tipo de oraciones el gerundio incorpora la función de una forma ya desaparecida en nuestra lengua, la del participio activo. En este tipo de uso el gerundio puede referirse al sujeto de la oración o al complemento del verbo: ‘Vivo añorando mi corta estadía en Buenos Aires’ y ‘Vi a una muchacha leyendo un libro’. En ambos casos el gerundio tiene un fuerte carácter activo y expresa acciones de cierta duración.

En el caso donde el gerundio cobra su plena función durativa es al interior de la perífrasis con el verbo estar. Esta perífrasis al contrastarla con el presente del indicativo se ve claramente la aparición del aspecto durativo: ‘Trabajo’ ante ‘estoy trabajando’.

Además quiero agradecerte tu comentario sobre mi artículo sobre Bajtin en mi Crátilo. Te agradezco también tu visita.

Mariana, gracias por acogernos.

Cordialmente,

Carlos.

Martín dijo...

Apreciada Mariana

Mil disculpas que vuelva a abusar de tu confianza para dialogar con el amigo Carlos.

Estimado Carlos, presumo que eres un lingüista y te agradezco el desarrollo que me haces sobre los gerundios y los adverbios

En lo personal no tengo por qué poner en duda todo el desarrollo que sobre los gerundios y los adverbios haces… Más cuando eres lingüista (creo) y la información que me compartes es parte de tu formación académica…

Sin embargo, los gerundios sí son adverbios de modo. Algo de lo que me enteré gracias a dos obras que leí ya hace tiempo y que he vuelto a revisarlas para salir de dudas

La primera obra se llama «Dónde va la coma». El autor es Fernando Ávila (Editorial Norma. Edición 2001).

El título es algo raro pero en realidad trata principalmente de la sintaxis…

En la página 54 el autor apunta los siguientes dos párrafos, los que procedo a transcribir:

«Pues bien, aprovecho para decirle que el uso más certero del gerundio es ese, que diga cómo , es decir, que sea adverbio de modo o primera palabra del complemento circunstancial de modo » (Página 54)

«Como adverbio de modo (el gerundio), igual que cualquier otro adverbio, va al lado del verbo, sin coma» (Página 54)

Y a continuación el autor comienza a brindar una serie de ejemplos…

La segunda obra del mismo autor se llama «Cómo se conjuga el verbo» (Editorial Norma. Edición 2004).

Ávila, en el acápite dedicado a los verboides, define nuevamente a los gerundios de la siguiente manera: «El gerundio es adverbio de modo. Ahí está la clave de su buen uso» (Página 24)

En fin, a las fuentes me remito… Pero esto no significa que tú tengas una opinión diferente a la del autor y con toda la base del caso… Más aún, reconozco que estos dos libros que he leído son más de divulgación y no académicos… Pero este autor parecía bastante conocedor de su materia… Y sus obras no me parecieron de un nivel básico (Al final te consigno los enlaces respectivos de los dos libros)

Finalmente, Carlos, agradezco tus respuestas y tu tiempo… Después de todo, estos diálogos son una forma también de aprender…

Y, Mariana, también te doy las gracias por acogernos y tenernos paciencia… =)

Un cordial saludo


Los enlaces prometidos

Link de «Dónde va la coma»

http://www.ecampus.com/book/958046233X


Link de «Cómo se conjuga el verbo»

http://books.google.com/books?id=qcwRffZh8ssC&dq=c%C3%B3mo+se+conjuga+el+verbo+fernando+%C3%A1vila&printsec=frontcover&source=web&ots=0FT416p5hP&sig=uCOUiD3GzuryFFvBEzMc2PNGFEM&output=html

Carlos Abrego dijo...

EstimadaMariana:

Realmente nuestra conversación con Martín se ha prolongado. Espero que no te moleste. No obstante esta es la última intervención mía sobre este tema aquí.

Creo, estimado Martín, que los autores que citas cometen un error de taxinomía. En todo caso es la primera vez que veo incluir una forma verbal en otra categoría. El gerundio cumple una función adverbial, pero de ahí a incluirla dentro del adverbio, me parece una falta de rigor.

Samuel Gili y Gaya argumenta: “El gerundio en su significación adverbial no deja de ser verbo. Viene a ser una acción secundaria que se suma a la del verbo principal modificándola o describiéndola. El sujeto es, naturalmente, el mismo del verbo principal”.

Esto viene en su “Curso Superior de Sintaxis Española”, en la página 194, de la edición, Biblograf, Barcelona, de 1989. Lo que ha salido en negrita lo he puesto yo, para subrayar el carácter verbal del gerundio.

Cordialmente,

Carlos.

Martín dijo...

Apreciada Mariana

Leí tu último post, «Hablemos de clima». El clima está cambiando en todos lados. Acá en Lima ha hecho un frío que yo nunca había sentido. Te sugiero que veas el documental «La verdad incomoda» (o quizás ya lo has visto), el que complementaría muchas de tus reflexiones

Aun cuando dicen que Al Gore la preparó como una plataforma para sus aspiraciones políticas, esta cinta no deja de ser interesante.

Saludos


Estimado Carlos

Sólo te comento ya también para terminar y sin ánimo de polemizar.

Te cuento que, en su libro «cómo se conjuga el verbo», Fernando Ávila llega más lejos aún con su audaz taxonomía.

Él considera que ya no sólo los gerundios sino también los participios y los infinitivos no son propiamente verbos, son más bien verboides (Página 23)

Y esto porque el gerundio tiene la función más de adverbio (amando); los participios activo y pasivo (amante y amado) tienen más la función de sustantivo o de adjetivo; y los infinitivos (el amar) tienen más la función de sustantivos (Ávila llega a considerar incluso al infinitivo como «el nombre del verbo», en la página 23).

Ahora, en el caso concreto del gerundio, aun cuando sea un verbo, ¿qué otra función podría tener además de la de adverbio de modo? ¿Tiene el gerundio un uso que sea estricta y puramente verbal?

Al menos que yo sepa, la única forma legítima y segura de usar el gerundio es como adverbio de modo, y esto aun cuando el gerundio sea considerado un verbo para efectos de clasificación (al gerundio se le suele emplear en el español de muchas formas, pero erradas, como cuando por ejemplo se le quiere usar igual que en el inglés, idioma en que el gerundio tiene funciones muy diferentes)

En fin, reconozco que este autor Ávila tiene una taxonomía muy temeraria (por calificarla de alguna forma); taxonomía que sin embargo me pareció muy interesante, aun cuando contradiga la ortodoxia de la Lingüística

Me pregunto si entre los lingüistas habrá consenso sobre temas taxonómicos de este tipo.

En todo caso, dejo las preguntas abiertas, el problema ya no es de nosotros sino de nuestros autores consultados. Que sean ellos los que continúen con este debate… =)

Y yo también aquí la termino. Ya he abusado bastante de la hospitalidad de nuestra apreciada Mariana

Saludos