martes, septiembre 16, 2008

En vilo

Por estos días, además de a las (hasta ahora inexistentes) prácticas de la enseñanza, mi silencio se debe a que estoy pendiente de la salud de Fiona, mi muy querida gatita, mi compañera de depto, que está mal, con una tos horrible que parece que se ahoga, además de vómitos varios. La acaba de ver el veterinario, no pudo descartar ningún diagnóstico: es posible que se mejore con antibióticos, cabe la posibilidad de que sea algo más serio. No me resultó del todo tranquilizador, pero al menos sé que estoy haciendo todo lo que puedo por ayudarla.
Le doy de tomar sorbitos de agua, sólo los bebe del hueco de mi mano. Le doy gotitas de miel, para suavizar la garganta. Está a dieta, sólo come muy poquito pollo a la plancha. Y no es la de siempre, la noto caída, sólo de a ratos juguetea con los cordones de mis zapatillas como si nada pasara. Cuando tiene los ataques de tos, trato de acariciarle el cuello -como me recomendó el veterinario, para aliviarla un poco-. Pero a veces se aleja, como diciendo "dejame en paz". En tres días casi no ha comido ni tomado agua, creo que eso pondría de mal humor a cualquiera. Además, nosotros podemos darle a todo una explicación, ella no entiende qué le pasa.
Por ahora, sólo puedo seguir con el tratamiento y esperar que surta efecto. Mañana veremos si hacen falta estudios más importantes, y si va a salir adelante o no. No creo que nadie que no tenga animales, o que no haya tenido alguna vez, pueda comprender cómo me siento en este trance. Intento tener pensamientos positivos, pero la verdad es que tengo muchísimo miedo de perderla. Siempre supe que la quiero mucho, pero hasta ahora no me había dado cuenta del lugar enorme que Fiona ocupa en mi vida, y de lo que necesito su compañía.

9 comentarios:

Martín dijo...

Hola, Mariana

Sólo pasaba para saludarte y saber cómo estabas y me encuentro con que Fiona está mal: ojalá se mejore. Tuve dos mascotas de chico, dos perritos cachorritos, y alguna idea tengo de lo que uno llega a encariñarse con los animalitos…

Muchos saludos

Ascanio dijo...

Hola Mariana

Si aquel veterinario no dio con la enfermedad o no quiere decirlo, lo mejor es que busques de inmediato otro. Puede ser muchas cosas, sin embargo, cabe la posibilidad de que sean ciertos parásitos. Lo digo por la tos y por los vómitos.

No pienses en si es grave o no. Lo que debes hacer es no perder tiempo. Que la revisen bien.

Un abrazo y mis deseos por la recuperación de Fiona.

Alfredo.

Mariana dijo...

Bueno, muchas gracias a ambos por sus comentarios. Por ahora sigue bien, mejorando de a poquito con el antibiótico, pero hay que esperar unos días más.

Ascanio, te comento que el veterinario es digno de toda mi confianza, es el que la revisa desde que es chiquitita y está en todas, así que sea lo que sea, va a saber qué hacer. Parásitos no parece que sean, porque está comiendo bien, el tema es respiratorio. Igual gracias por preocuparte.

Un abrazo!

Esteban dijo...

A mi se me murio mi gata hace unos meses, despues de 19 años!!.
Su estado de salud era mas o menos bueno, hasta que un dia decidio que no queria comer mas y se dejo morir.

Los gatos son bichos formidables, mucho mas expresivos de lo que aparentan y muy particulares.
Espero que tu gato se mejore...

Loli dijo...

hola Mariana como estás?

Tengo una gata siamesa que adoro así que puedo imaginarme como te sentirás con Fiona enferma.
Espero que pronto esté totalmente recuperada,

Saludos

Nazgul dijo...

Yo nunca tuve perros ni gatos, pero estos últimos meses hemos tenido un perro en el patio del sitio en el que trabajo y nos hemos encariñado mucho con él. Ahora su dueño se lo va a llevar y sé que le voy a hechar de menos. En fín! espero que tu gata se ponga bien, desde España te mando mis mejores deseos al respecto.
Un abrazo!

luis dijo...

Bueno, esperemos que sólo sea algo pasajero. Si el veterinario no sabe bien lo que es, te recomiendo que consultes a otro, por si acaso.

Un beso.

Morgenrot dijo...

Te das cuenta de cómo se llega a querer al animalito que te acompaña todos los días.

Ojalá que todos tuviéramos ese amor al projimo y a los animales, pues esto denota gran sensibilidad.

Ya sé que está mejor, no dudo que tus cuidados habrán sido una eficaz medicina.

Un besote

Anahí M. LLanes. dijo...

Oh... pobre Fiona :(
Te entiendo Mar, en mi casa tenemos mascotas desde antes que yo naciera! Y ahora que me pongo a pensar, no se que haría sin ellos...
Y la verdad que se nota tu amor hacia los animales, y por ende, tu compromiso con el medio ambiente, porque existen muchísimas personas sin ningún tipo de moral que abandonan a las mascotas.
Vos tenés a Fiona y podés disfrutar de todas las cosas positivas que nos brindan los animales día a día. Por suerte ahora tu gatita está mejor :) La mía, Micha, le manda saludos ;)

Beso.